con-versos

 

ASI YO VIVIERA ..CON VERSOS ( FRAGMENTOS DE UNA ANTOLOGÍA FUTURA)
En VVAA. Con Versos. Editorial Antígona. Madrid, 2006.
Las razones por las que las palabras nos eligen son oscuras y, a menudo, insondables. Convierten a los libros en criaturas frágiles,delicadas. Siempre están a punto de no nacer. Les sostienen los mismos endebles hilos que alas letras y las frases, apenas arraigados en las tierras donde germinan: los escritores, los poetas. Se siembran con la semilla de otros libros. Son labrados y cuidados como hace el hortelano con su huerta. Hay que podarles las hojas secas, regarlos con tinta fresca. Es difícil estar seguros de cuándo están lo bastante maduros, cuándo debemos separarnos de ellos y darlos a otros como nuestro fruto. Pero, como son dichas razones las que determinan el origen de los poemas y los libros, debemos situar en ellos el epicentro de nuestra reflexión. La contribución de Antonio Albiol ha consistido, fundamentalmente, en seguir las leyes secretas que gobiernan a cada autor y descubrir afinidades entre ellos. Nunca se dirá lo bastante que el mérito es sólo de los poetas. Aquí tienen sus frutos encarnados en palabras: que los disfruten. Catorce autores participan en el libro: Iván de la Casa, Stella Fernández, Ana García de Polavieja, Pedro Gilthoniel, Lydia López, Sergio Lorente Martínez, José Aurelio Martín Rodríguez, Lola Martínez, Héctor Martínez Sanz, Elena Moral Perucha, Fernando Pérez de Blas, Xurde Portilla Lejarza, José Joaquín Romero, Carlos G. Torrico.

POEMA

ESTA PALABRA
Esta palabra,
que fue sepulcro cuando yo naciera
y surgió conmigo de las cenizas, esta palabra
-que se llama amor, o probablemente sueño
y que tendrá seguro tus ojos, amada-
esta palabra,
que perdurará en los sueños
de los hombres perpetuamente,
cuando yo sea ceniza
y las sílabas retengan los sentidos todavía.

VUÉLVETE POEMA
Vuélvete al poema,
a su tacto entero, a su risa,
a su flor caliente,
a su espalda que ilumina,a su estrella.
Vuelve ahora, con paso largo,
a pisar profundo en el papel,
vuelve a encogerte cada vez
que el verso pise el corazón.
Vuélvete de cara al poema,
a su rostro también oscuro,
a su boca dura, a su ombligo,
a su alambre en el fondo enroscado.
Viértete en el poema,
con espera,los ojos abiertos
en la luz, alerta,
las manos profundas de mundo,
riendo,con esperanza.

 

www.edicionesantigona.com