Diccionario DE NOSOTROS MISMOS ( incompleto y posiblemente mejorable)

(Con Prólogo de David Llorente)

Este diccionario es una relación de términos, anécdotas y personajes que queremos que sirva como línea de perfilar nuestro personal skyline barrial y sentimental. Quedan así, gracias a este alfabético desorden, nuestras autobiografías constituidas indirectamente y nosotros un poco a salvo de las miradas indiscretas. Hemos intentado desarrollar una hermenéutica del fraseologismo del comercial de multinacional líder en su sector, lenguaje que se parece mucho al que utilizan los cuñados y los que entienden las cosas como dios manda. No sabemos si lo hemos conseguido. No nos hemos cobrado venganzas gratuitas, así que el que aparezca retratado con carita de cabrón es que a lo mejor se lo venía ganando desde hace treinta años. Hay personajes gloriosos y legendarios que entran solos, pero también aparecen otros más pequeños y sutiles a los que hemos querido homenajear aunque nunca llegaron a ser líderes, ni jefes, ni ganaron nada quizá porque fundamentalmente eran buenas personas. La cosa va de risa casi todo el rato, si bien puede haber lectores que no le vean la gracia a estas tontadas, pero bueno, para sensatez, estos rigurosos y serios censores ya tienen el programa de Ciudadanos (C´s).

Editorial:

http://www.edalya.com

 

FOTO-DE-LOS-DOS

 

José Aurelio Martín y Antonio Lopezpiña nacen ambos en Madrid, periféricamente, y viven durante casi toda la vida en Vicálvaro. Ambos acuden a la misma biblioteca y coinciden en leer casi los mismos libros. Estudian ambos en el mismo instituto público, si bien en diferentes años y en diferentes turnos. Participan como actores en montajes de Buero Vallejo y Arthur Miller, y posteriormente crean un grupo de teatro donde montan creaciones propias, abundando en obras de contenido político, monólogos comprometidos, dramas poéticos y teatro en verso ripioso. Después, tras diferentes ensayos vitales de exploración personal y artística, con gravamen para su salud y la de sus allegados, se entregan a la docencia por creerse eso de que la clave está en la educación. A consecuencia de su oficio de enseñantes, empiezan a roer buenos quesos y a degustar mejores caldos. Intentan transmitir a sus alumnos lo que han aprendido y siguen aprendiendo, siempre con la mejor intención. Aletean a la izquierda y no les convence el discurso de que la riqueza de los ricos trae la prosperidad de los de abajo. Creen en las dos únicas clases sociales. Ambos son admiradores consumados de la belleza femenina y practicantes del humor de a dos, dos súper dos. Ambos han publicado libros pero la escritura no deja de serles una ruta de exploración, una manera de comprender la existencia. Lo bueno siempre les está por llegar, pero hay que darse prisa porque no sabe uno dónde puede encontrarse a la pálida dama. Nunca han dicho en público que son escritores o poetas o artistas. Siguen en teatro.