Siempre quedan cosas bellas en el tintero…

POEMAS INEDITOS
Sol

Sol, kilometro cero,
el camino es largo
pero estamos cargados
de razón y sentido.
Sol, kilómetro cero.
Nunca hubo tantas manos
sobre manos tan unidas
y enlazadas, tan apretadas.
Sol,
en primavera,
como el polen se esparce
así las palabras, de flor en boca,
de boca en flor,
y todo es ganas y futuro,
todo es decir sí, estar juntos,
agruparse, reunirse
y sentir la misma voz
en diferentes gargantas.
Las mismas ansias, el mismo
futuro, la misma conciencia,
el mismo despertar.
Kilómetro cero,
ven y camina conmigo,
es más lo que nos reúne
que lo que nos diferencia,
es más lo común
que los subrayados,
camina hombro con
codo, con un mismo brazo,
conmigo,
contigo,
con nosotros,
ven que te aúpo
como tú me levantas con tu voz,
no te avergüences
porque somos el mismo
barro, la misma luz
de sol brillando,
somos los dos
y yo no soy yo y tú no eres tú,
somos, y si somos
seremos,
es simple,
pero verdad como este sol
que abrasa.
Sol, kilómetro cero,
el camino es largo,
el futuro es nuestro.

Para Benito

Es inevitable que yo te conociera
Porque sin ti esta vida no sería
La que es y ha sido,
Una vida más plena, menos gris,
Una vida que merece
La pena de ser vivida viviéndonos,
Codo a codo, sabiendo que estás
Que estamos, que participamos,
Que tenemos recuerdo que somos futuro,
Que aprendemos mejorándonos,
Una vida existida sabiéndonos
Finitos pero inacabables,
Mortales pero invencibles,
Una vida de copas alegres
Derramándose por el recuerdo,
Una vida de amigos decididamente
plena.

Es inevitable que yo te conociera
Porque sin ti lo que soy no sería
Lo que es y lo que ha sido,
Una vida más en verdad, menos gris,
Una vida que merece la pena
De ser vivida viviéndonos,
Codo a codo, sabiendo que estás,
Que estamos, que participamos,
Que tenemos recuerdo que somos futuro,
Que aprendemos mejorándonos,
Una vida existida sabiéndonos
Finitos pero inacabables,
Mortales pero invencibles,
Una vida de copas alegres
Derramándose por el recuerdo,
Una vida de amigos
decididamente
plena.

Actos, Gritos

Del verso a la realidad
no hay un paso, es un grito
que eriza la palabra
en tensión de acto.
Lo dijeron otros
pero los desmintieron aquellos:
versos consistentes
devinieron en pensamiento líquido.
Del verso a la realidad
había un abismo:
dando la espalda al sol
echamos sombra en la tierra.
Hoy son gritos
los actos más poéticos,
hoy son actos
los más poéticos gritos.
Asoman palabras
que dolerán como piedras,
versos duros de cimiento
en poemas detonantes.

Dolerán entonces, por fin,
las palabras, porque la realidad
se habrá por fin desnudado.